Cuidados Bulldog Francés

Dieta: El bulldog francés como todos los perros necesita una alimentación equilibrada. Existen numerosos tipos y marcas de alimentos específicos para la raza, con todos aquellos nutrientes que necesitan. Los bulldogs en general, son una raza que tiende a engordar por un lado por su forma física y por otro porque no son perros muy atléticos precisamente.

En función de la edad, el bulldog francés necesitará una cantidad concreta de comida, lo adecuado es dividirla al menos en dos veces al día, para que facilite su digestión, ya que tienen muchos gases. Es muy importante cuidarles el peso, entre los 12 y 15 kilos ya que si engordan pueden tener serios problemas de salud.

Por otro lado son perros con un estómago sensible, por lo que también debes evitar darles comida que no sea la suya propia, es decir, no darles comida humana y mucho menos los restos de tu comida. También evitar que coman cosas en la calle, ya que tienden a vomitar cuando algo les cae mal en el estómago. No obstante un poco de pavo bajo en grasas o un trocito de sandía, (esto les encanta!) de vez en cuando no pasa nada siempre que sean alimentos permitidos para perros y no alimentos peligrosos para ellos.

Puedes darle moderadamente premios para educarle pero sin exceder la cantidad indicada. Algunos bulldog necesitan una dieta concreta no sólo por cuidar su peso, sino por tema alergias, el veterinario te indicará cual es el indicado para el tuyo.

Ejercicio:
El bulldog francés no destaca precisamente por ser un perro atlético, pero esto no quita que sea un perro activo y juguetón. Como cualquier perro necesita su tiempo de ejercicio no sólo por salud sino también para su felicidad y para quemar energía, ya que disfrutan de salir de paseo, descubrir cosas nuevas, nuevos olores, conocer otros perritos,etc.

Como ya hemos comentado anteriormente no es un perro de carreras ni de grandes esfuerzos físicos, pero si es muy importante su actividad diaria, para que su salud no se deteriore. Se cansa rápidamente, por lo que nunca debes forzarle a hacer más ejercicio de la cuenta y tener especial cuidado en las épocas de más calor del año ya que pueden sufrir fácilmente un golpe de calor. Al ser un perro que sube de peso fácilmente, es importante mantener una rutina de paseos y ejercicio diario, si coge más peso de la cuenta sus problemas de respiración aumentarán.

La higiene y limpieza del bulldog francés, como la de cualquier otro perro, es tan importante como la de los humanos, por un lado por salud y por otro por supuesto para que siempre vaya guapo y aseado. No es complicado pero si requiere hacerlo con cierta periodicidad y orden, pero tampoco en exceso.

Cepillado del pelo: Aunque son perros de pelo corto, se recomienda cepillarlos al menos una vez a la semana, para quitar todo el pelo muerto y la suciedad superficial, ya que sino tienden a rascarse. Existen guantes para ello y cepillos para perros con dientes espaciados, elige lo que más te guste o sea más cómodo. Debes cepillarlo desde la cabeza hasta la cola.


La hora del baño:
La hora del baño puede ser muy divertida si a tu bulldog francés le gusta el agua, pero esto depende de cada perro. Tienes que llenar la bañera con un poco con agua templada y meterlo dentro con cuidado y suavidad. Si se pone nervioso tienes que aprender a tranquilizarle y que vea la hora del baño no como un trauma. Es recomendable poner una alfombrilla para evitar que el perro se resbale.

Lo mojas con agua templada preferiblemente porque es como mejor sale la suciedad al frotar con el champú para perros, salvo en verano que debes ponerla más fresquita. Le echas el jabón y frotas por todo el cuerpo incluida la cara. Existen muchos tipos y marcas de jabón, pero para los bulldog es recomendable usar un shampoo hipoalergénico ya que hay muchos que tienen alergias.

Una vez le has frotado bien por todo el cuerpo, lo enjuagas muy bien evitando dejar jabón, ya que sino luego no parará de rascarse. Quitas el exceso de agua y lo pones en una toalla. Esto tiene que ser rápido ya que como sabes se empezará a sacudir y a empaparlo todo!

No es necesario lavarle muy amenudo, y de hecho se recomienda hacerlo sólo por necesidad, ya que no debes alterar el propio ph de su piel. Debes bañarle en función de la necesidad de tu bulldog francés, cada 3 meses estaría bien. Si puedes por ejemplo limpiarles bien la carita una vez a la semana, con una toalla o paño empapado.

Secado después del baño: Es muy importante secarle bien las orejas con mucho cuidado y la cara, además del cuerpo. Si es primavera/verano puedes secarles superficialmente y dejarle un ratito al sol para que se sequen, pero si estamos en invierno/otoño debes secarlo bien, para evitar resfriados, primero con la toalla y luego con un poco de secador, pero sin dirigir el aire muy caliente y cerca para que no les moleste.


Higiene de los oídos: Quizás esta es una de las partes más importantes, ya que al tener unas orejas tan grandes y abiertas, les entra bastante suciedad, y sino estas pendiente tienden a tener otitis y otros problemas de oído. Debes revisarle las orejas por lo menos cada dos semanas, y si es necesario limpiarlas. Además cuando se rascan se meten aun más suciedad.

Existen productos de higiene de los oidos para perros pero puedes hacerlo con mucho cuidado con uno bastoncillos y unas gasitas. Siempre debemos empapar los bastoncillos con un poco de agua y limpiar la zona exterior, con cuidado de no meternos mucho dentro del propio oído, y después con una gasita bien empapaba también.


No olvides que la higiene de tu bulldog francés es muy importante para su salud como para su calidad de vida. Si no tienes tiempo existen muchos centros de estética canina donde por un módico precio les bañan y hacen todo esto para que estén bien limpio siempre.