El microchip en los perros

microchip perros
 
El tema del microchip en los perros genera siempre dudas con los propietarios de mascotas, pues tienen una vaga idea de qué es y cómo funciona, pero nunca la certeza sobre esto, en este artículo trataremos de despejar las interrogantes que acarrea el tema del famoso “microchip” en los perros. En la Unión Europea el microchip es obligatorio para todos los perros que entren o salgan de un país miembro, en México, solo a los registrados y en USA y Sudamérica aun es opcional.

¿Que es?
Un microchip es un circuito electrónico encapsulado del tamaño de un grano de arroz que emite una señal de radiofrecuencia constante con un número único e inalterable.

Implantación
La implantación del microchip es subcutánea con la ayuda de una jeringa que contiene el dispositivo y en México se realiza al momento del registro del perro en la Federación Canófila Mexicana.

¿Para que sirve?
Este dispositivo es un método de IDENTIFICACIÓN y sirve como auxiliar en caso de que el tatuaje no sea legible. La mayoría de las personas confunden la IDENTIFICACIÓN con la LOCALIZACIÓN y esto es provocado por la falta ú omisión de información de parte de la persona que les vendió el perro, pues típicamente, a la pregunta de: “¿para que sirve el microchip?” se limitan a responder “para encontrarlo si es que se pierde“. Y efectivamente, PUEDE ayudar a su localización, tanto como el número de motor puede ayudar a la localización de un automóvil robado.

¿Cómo funciona?
La mayoría de la gente cuando escucha que su perro tiene microchip, se imagina que cuenta con tecnología de rastreo satelital o GPS y que alguien se dedicara a rastrearlo o estará pendiente de su perro pues como mencionó la persona que se lo vendió, “es por si se pierde“, pero créanme, un microchip de este tipo, (cuyo costo no rebasa los $400 pesos-$20 USD-), no sirve para eso.

Entonces, ¿como es que sirve para localizar un perro? De la siguiente manera: Si el perro se pierde, hay que hablar a FCM, si es un perro registrado en dicha institución ó a AVID si es que está registrado en el sistema LOCACAN.

Se deben proporcionar los datos del perro, especialmente el numero de microchip y ellos mandan un boletín a los veterinarios con los que tiene contacto, ellos a su vez, pasarán un escáner en los perros parecidos al que reportaron y dado el caso, de que el perro aparezca en un consultorio de estos veterinarios, hablaran a FCM (ó a AVID, según sea el caso) que ellos contacten al dueño y le comenten que en dicha veterinaria vieron a su perro.

La forma de recuperar al perro, depende del dueño, pues ni el veterinario, ni FCM, ni AVID pueden hacer más que reportar que el can estuvo en dicha clínica.

Cabe aclarar que el tipo de chip que la mayoría de la gente cree que posee su perro, si existe, es una tecnología parecida al sistema LO-JACK que utilizan en la recuperación de vehículos, el cual, SÍ ES RASTREADO VÍA SATÉLITE, lamentablemente no cuesta los doscientos cincuenta pesos ($20 USD) que cuestan los microchips para perro. Este tipo de sistema de rastreo en animales está reservado para caballos de carreras sumamente costosos y en México ha tenido auge entre altos funcionarios públicos y para personas “secuestrables”, las cuales por una suma considerable de implantación y una renta mensual, puede gozar de este servicio de localización y rastreo vía satélite.

Escaner
Para poder identificar un perro a través del microchip se debe tener un escáner para ello, el cual se aproxima al cuerpo del perro en la zona donde le fue aplicado, en México, regularmente es en el lomo y recalco esto porque si se le pasa el escáner en una pata no “brinca” el numerito en el lector. Así de limitada es la señal que emite, no es mayor a los 10 o 15 cms.


Tipos de Microchip
Existen varios tipos de microchip, los más comunes en México son los que se le administran a un perro en el momento del registro ante la Federación Canófila Mexicana (FCM), estos, al momento de escanearlos, arrojarán un numero de 15 dígitos que es el microchip estándar europeo. También están los microchips que se ponen a las mascotas a petición del dueño con un Veterinario, este tipo de chip, consta de nueve dígitos, separados en series de 3 y divididos por un asterisco (*)